Categorías
Noticias

Detener la guerra económica contra Cuba

El bloqueo y las sanciones de Estados Unidos contra Cuba han estado en vigor durante casi 60 años. Es el bloqueo más duradero del mundo y tiene enormes consecuencias económicas y humanas.

Cada año, desde 1991, Cuba ha presentado un informe a la Asamblea General de la ONU, en el que se presenta un relato concreto y detallado de lo que le cuesta económicamente el bloqueo a la sociedad cubana.

Además, hay costos humanos que no se pueden calcular ni en dólares ni en pesos; como cuando un niño muere porque Cuba no puede acceder a un medicamento contra el cáncer específico del fabricante en los Estados Unidos.

El último informe a la ONU informa que las pérdidas económicas de Cuba en el período de abril de 2019 a marzo de 2020 fueron un 20 por ciento más altas que el año anterior. Es consecuencia del violento endurecimiento del bloqueo impuesto por el presidente Trump.

Las pérdidas totales de Cuba en los 12 meses ascienden a más de $ 5.5 mil millones. Es más de 35 mil millones de coronas y corresponde a una pérdida financiera diaria (!) Durante todo el año de 96 millones de coronas.

GUERRA ECONÓMICA

El término adecuado para tal política es “guerra económica”. Así, es bastante acertado cuando 70 organizaciones de 20 países de Europa han lanzado una campaña conjunta bajo el título #UNBLOCKCUBA – Alto a la guerra económica contra Cuba .

El Partido Comunista, junto con los Trabajadores, se ha sumado a la campaña internacional, que se extiende hasta abril-mayo de 2021, donde la Asamblea General de la ONU discutirá y votará una resolución cubana que pide el levantamiento del bloqueo.

Esta es la vigésimo novena vez que la Asamblea General de la ONU ha discutido el bloqueo estadounidense a Cuba. Cuando se sometió a votación una revolución similar el 7 de noviembre de 2019, 187 países votaron a favor de la demanda de Cuba de levantar el bloqueo, mientras que solo Estados Unidos, Israel y Brasil votaron en contra.

Pero está lejos de ser solo Cuba la que está siendo golpeada por bloqueos y sanciones. Una declaración en el sitio web SanctionsKill.org muestra que Estados Unidos aplica sanciones contra 39 países. Y Estados Unidos no es el único que impone sanciones a otros países.

La UE también ha introducido sanciones contra numerosos países, sanciones que están adornadas con motivos nobles para la democracia y los derechos humanos, pero que a menudo, en cambio, perjudican los derechos humanos y la satisfacción de las necesidades fundamentales de alimentación, salud, vivienda y educación.

8000 SANCIONES CONTRA 39 PAÍSES

Los Países Libres de la Alianza, que reúne a 120 de los 193 estados del mundo, desde su reciente cumbre ha criticado el uso de sanciones contra estados soberanos. Un grupo de trabajo presentó en la cumbre de otoño de 2019 un informe en el que se lee, entre otras cosas: “Estados Unidos mantiene más de 8000 sanciones contra 39 países. Afecta a un tercio de la población de la Tierra”.

El grupo de trabajo está presidido por el embajador de Venezuela ante la ONU, Samuel Moncada. Con razón, describió las sanciones de Estados Unidos como “una amenaza a las reglas de las relaciones internacionales y la mayor violación de los derechos humanos en el mundo”.

VIOLACIÓN DE LA CARTA DE LA ONU

En marzo-abril de este año, el Secretario General de la ONU y otros círculos destacados de la ONU hicieron llamamientos para suspender las sanciones, al menos aquí durante la pandemia de la corona, para aumentar la capacidad de los países para responder a la grave crisis sanitaria. Pero la apelación ha sido desestimada.

El capitalismo golpeado por la crisis y el imperialismo brutal son despiadados con los países que insisten en la autodeterminación nacional y aplican políticas que son indeseables en Washington y Bruselas.

Por lo tanto, la lucha contra el bloqueo estadounidense contra Cuba es una lucha fundamental por el derecho a la autodeterminación nacional, un derecho que está claramente consagrado en la Carta de la ONU, pero que está bajo una tremenda presión imperialista.

Texto de Nikolaj Møller Kofod, Secretario Internacional del KP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *